PREMIO PRINCIPE DE ASTURIAS DE LA CONCORDIA 1998

foto Laura Guardiola CristobalHombres Nuevos llegó a mis oídos, como a los de otra mucha gente, por la boca entusiasmada de quien ha conocido y vivido la obra del Proyecto Hombres Nuevos en el barrio Plan 3000. El voluntariado en Hombres Nuevos te cambia, pero da igual las veces que te lo digan; hasta que no lo vives no lo puedes entender.

foto Henar de Toro VázquezDespués de 9 años vuelvo a tierras bolivianas, esa tierra de contraste con esa mezcla de colores, olores, sonidos,…que producen una mezcla de sentimientos que no podrás olvidar en la vida y que harán que la sientas como parte de ti.

Mi tiempo era reducido esta vez, apenas cinco semanas, así que no sabía cuál iba a ser mi lugar de apoyo, y la verdad que ya conocidos cada uno de los proyectos, cualquiera de ellos me parecía muy interesante.

Una vez allí, por mi perfil de maestra y viendo la necesidad de ocupar un lugar en un aula de kinder de niñ@s de cinco años, estuve apoyando todas las mañanas. La clase era de 30 alumnos, y tenía conmigo una profe de apoyo. La experiencia fue muy interesante y de puro aprendizaje, los primeros días todo te parece caótico, acostumbrada a las normas y disciplina española, pero una vez allí hay que ubicarse en donde estas y cada día era una rica experiencia.

foto David Egea GonzálezHoy me he reunido con Alex, uno de los jóvenes emprendedores residente en el Plan3000 que se ha beneficiado del programa de microempresas que ya hace años puso en marcha el Proyecto Hombres Nuevos. Mi intención no ha sido más que escucharle y poder compartir con él mi experiencia en la gestión de empresa y en la comercialización de productos por si podíamos buscar sinergias e intercambiar  información que le pudiera a él ser útil para mejorar la rentabilidad y la sostenibilidad de su pequeña empresa de chips de banana con sabores. Estando con Alex, me he acordado de los 25 años de trabajo que como Director de Producto (entre otros muchos cargos más) desempeñe en una de las grandes empresas internacionales española del sector de la moda y que dejé atrás hace ya 3 años. Di por finalizada esta larga etapa de mi vida básecamente por desgaste y desmotivación. Aunque suene a tópico, me di cuenta que por muy bien que me ganara la vida, no era feliz y necesitaba otros retos y esteímulos. Renunciar a un trabajo con esas condiciones no fue nada nada fácil, pero finalmente me atreví a dar el paso.

foto Cristina Cabrero GarcíaPara mí ha sido un regalo de la vida haber tenido la oportunidad de ser voluntaria en el Plan 3000 con Hombres Nuevos.

Fue una experiencia muy intensa y humanamente enriquecedora a todos los niveles, físico, emocional, mental y espiritual.

Desde el primer día que llegué me sentí imantada con aquella realidad. Estaba alegre, despierta y llena de vitalidad y energía. Me resulta muy difícil resumir en unas pocas palabras todo lo que pude ver, oír y sentir en el mes que pasé allá.