PREMIO PRINCIPE DE ASTURIAS DE LA CONCORDIA 1998
Martes, 23 Enero 2018 10:08

Un regalo de la vida, Cristina Cabrero Garcia

Valorar este artículo
(0 votos)

foto Cristina Cabrero GarcíaPara mí ha sido un regalo de la vida haber tenido la oportunidad de ser voluntaria en el Plan 3000 con Hombres Nuevos.

Fue una experiencia muy intensa y humanamente enriquecedora a todos los niveles, físico, emocional, mental y espiritual.

Desde el primer día que llegué me sentí imantada con aquella realidad. Estaba alegre, despierta y llena de vitalidad y energía. Me resulta muy difícil resumir en unas pocas palabras todo lo que pude ver, oír y sentir en el mes que pasé allá.  

Cada una de las personas con quienes tuve contacto y relación me enseñaron algo valioso. Me regalaron sus palabras, sus historias, sus sonrisas y abrazos. Todos me mostraron cariño y confianza.

Ante una vivencia tan rica e intensa también pude descubrir aspectos de mi misma que no conocía. Conecté más con mi interior a través del encuentro con tantas personas maravillosas. En mi convivencia diaria con los voluntarios bolivianos y españoles y también con quienes trabajé en las diferentes áreas del proyecto pude vivir de forma más sencilla y auténtica, con más cercanía y disposición hacía los demás, escuchar a los que necesitaban ser oídos, sin juicios, ofrecer empatía, comprensión y respeto, y sobre todo compartir más.

Sinceramente creo que todo ello me ha cambiado y renovado. Veo la vida diferente y ha reasignado valores a muchas cosas.

Un lujo descubrir a las personas que forman la gran familia Hombres Nuevos. Todos ellos son admirables por su compromiso de amor a las personas más desfavorecidas y un ejemplo a seguir si realmente queremos construir una sociedad más justa y humana. Especialmente el Padre Nicolás Castellanos creador de esta gran obra iluminada por la utopía. Merece agradecimiento infinito.

Doy gracias a todos por su aprecio y amabilidad. Allí les dejé un poquito de mi corazón y me traje la maleta llena de momentos especiales, imágenes, sonidos y sensaciones que guardo como algo muy valioso y bello. Estoy deseando volver tan pronto como pueda para seguir compartiendo tanto.

Invito a personas de cualquier edad y ocupación a vivir la experiencia, porque sin duda creo que les aportará mucho: aprenderán, crecerán, abrirán su mente y corazón, se renovaran y quizá (ese es el único riesgo) quieran retrasar su vuelta, o como yo, repetir cuanto antes.

 

 

Leído 113 veces Modificado por última vez el Martes, 23 Enero 2018 10:08