PREMIO PRINCIPE DE ASTURIAS DE LA CONCORDIA 1998

15.03.2023

Oración comunitaria. Cuaresma (II)

Juan 8, 1–11. "Jesús, por su parte, se fue al monte de los Olivos. Al amanecer estaba ya nuevamente en el Templo; toda la gente acudía a él, y él se sentaba para enseñarles. Los maestros de la Ley y los fariseos le trajeron una mujer que había sido sorprendida en adulterio. La colocaron en medio y le dijeron: «Maestro, esta mujer es una adúltera y ha sido sorprendida en el acto. En un caso como éste la Ley de Moisés ordena matar a pedradas a la mujer. Tú ¿qué dices?» Le hacían esta pregunta para ponerlo en dificultades y tener algo de qué acusarlo. Pero Jesús se inclinó y se puso a escribir en el suelo con el dedo. Como ellos insistían en preguntarle, se enderezó y les dijo: «Aquel de ustedes que no tenga pecado, que le arroje la primera piedra.» Se inclinó de nuevo y siguió escribiendo en el suelo. Al oír estas palabras, se fueron retirando uno tras otro, comenzando por los más viejos, hasta que se quedó Jesús solo con la mujer, que seguía de pie ante él. Entonces se enderezó y le dijo: «Mujer, ¿dónde están? ¿Ninguno te ha condenado?». Ella contestó: «Ninguno, señor.» Y Jesús le dijo: «Tampoco yo te condeno. Vete y en adelante no vuelvas a pecar.»"

Puesto que el tiempo cuaresmal prepara a los fieles, entregados más intensamente a oír la palabra de Dios y a la oración, para que celebran el misterio pascual, sobre todo mediante el recuerdo o la preparación del bautismo y mediante la penitencia, dese particular relieve en la Liturgia y en la catequesis litúrgica al doble carácter de dicho tiempo. (Sacrosanctum Concilium, 109)

Este relato falta en los mejores manuscritos griegos. Pero nos ofrece el Jesús histórico, el Jesús que paseaba por los caminos de Galilea. Probablemente procede del Siglo II. Esto no quiere decir que sea falso. La Iglesia lo acepta y lo enseña como un relato autentico.

  • El episodio  es  indignante.  Aquellos  doctos  letrados  y observantes letrados le traen a Jesús la mujer adúltera para pillarle. Según el Levítico 20, 10 y el Deuteronomio 22, 22, los dos adúlteros hombre y mujer, son reos de muerte. Sin embargo, aquellos doctos fariseos solo se lo aplicaban a la mujer. Jesús lo revela. Se pone a escribir en el suelo y dice: Al que no tenga pecado, que tire la primera piedra y empezando por los mayores, se fueron todos.
  • Nadie te condena, yo tampoco. Jesús personaliza a la mujer. No cumplió la ley, tomó en cuenta a la persona, porque personalizar es tomar en cuenta a la persona. Esto es lo que tenemos que hacer todos, personalizar, tomar en cuenta a las personas. Jesús desenmascara a la hipocresía de los profesionales de la religión. Siempre pensando en  los  demás  y  tomando  en  cuenta  a  la persona.

Preguntas:

1.  ¿Te indigna este relato, por qué?

2.  ¿Personalizas toda la vida y acontecimientos?

-    Cantos y oraciones del Manual de Oraciones

Pensamiento de San Agustín

“El cuerpo por su peso tiende a su lugar…

Cada uno es movido por su peso y se dirige a su lugar… Las cosas que no están bien ordenadas están inquietas Se ordenan y descansan

Mi peso es mi amor. Amor meus, Pondus meum

A donde quiera que voy soy llevado por el amor”. (Confesiones, 13, 9, 10)

Sede Central
Avd. Castilla, 59 - 1ºIzq.     C.P. 34005    Palencia - España  Teléfonos: +34 979 744 257 - 640 073 382
Copyright © 2020 Fundacion Hombres Nuevos
 sello LSSI