PREMIO PRINCIPE DE ASTURIAS DE LA CONCORDIA 1998

foto3 alicia

El 28 de junio del 2019 aterricé en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, concretamente, en una zona de la ciudad conocida como el Plan 3000. Allí llegué yo con una maleta llena de ropa y de ganas de conocer y aportar. Siempre nos dicen que intentemos no hacernos expectativas, pero para mí eso nunca ha sido tarea fácil. Los días de antes mi mente no paraba de pensar en cómo sería la gente, la calle, la escuela, etc. Sin lugar a duda, tres meses después, puedo decir que he superado con creces mis expectativas, que he vuelto renovada, con los ojos más abiertos que nunca y habiéndome dejado un gran trocito de mí allí.

Formé parte del Proyecto Hombres Nuevos, el cual se convirtió en mi familia. Me siento muy afortunada de haber convivido con ellos: fraternos, voluntarios y el Padre Nicolás. Me recibieron con los brazos abiertos, a los dos días yo ya me sentía como en casa. Me he empapado de Bolivia en toda su esencia, he intentado adaptarme a cada instante y formar parte de sus vidas. Y me di cuenta de lo bien que me había hecho a la vida de allí, cuando el día de vuelta, entre abrazos y maletas, yo no paraba de llorar.

foto2 claudia

Para hacer mi mochila recolecté ropa de mis amigas que ya no usaban, eché mucho repelente antimosquitos, pero sobre todo, cargué mi mochila de ilusión… ¡me esperaba un mes y medio en Bolivia! Cuarenta horas nos separaban aun de Bolivia, pero en el trayecto tuvimos la suerte de conocer Bogotá, ¡qué pintoresca, cuanto color...! Anunciaba que estábamos en Latinoamérica. Pero más auténtico fue aún ese primer paseo, junto a una responsable del Proyecto Hombres Nuevos, en micro por el Plan 3000 (Santa Cruz de la Sierra). Nada de aceras, edificios y gente con prisas de un lado a otro... Allí todo confluía en la calle, animales, niños, ancianos, vencedores, artistas, taxistas, un barrio lleno de vida.

Durante los primeros días fuimos conociendo los distintos proyectos en los que trabaja la Fundación, entre los que se encontraba la Orquesta donde niños de 3 a 10 años aprendían a tocar un instrumento, el comedor social el cual acogía a un gran número de familias, el Hogar de Mensajeros, una residencia que alberga a niños con problemas familiares, el Centro de Día, donde personas cargadas de experiencia pasaban las mañanas y el Centro de Lajas, lleno de pacientes con historias turbulentas a sus espaldas.

foto1 asunción

Recuerdo el día que las becas salieron, estaba en mi trabajo haciendo un informe cuando empiezo a recibir desde el grupo de Whatsapp de mi Máster de Cultura de Paz mensajes de: “Enhorabuena Asun, lo has conseguido”. Yo no entendía nada, así que miré la página del CICODE y ahí lo entendí todo. Ese día comenzó una gran ilusión que me hacía tener una sonrisa de oreja a oreja aún sin saber lo que iba a vivir ni lo que iba a pasar.

Recuerdo muchos nervios ,ya que sí había viajado tan lejos, pero no sola y menos para vivir durante unos 2 ó 3 meses compartiendo experiencias día a día con distintos voluntarios de todas partes y con personas locales. Los días se iban acercando y todo ya estaba listo para partir, recuerdo mi gran felicidad al bajar del avión y que estuviese Carlos (un voluntario de Hombres Nuevos) esperándome con un cartelito en la mano.

foto Laura Guardiola CristobalHombres Nuevos llegó a mis oídos, como a los de otra mucha gente, por la boca entusiasmada de quien ha conocido y vivido la obra del Proyecto Hombres Nuevos en el barrio Plan 3000. El voluntariado en Hombres Nuevos te cambia, pero da igual las veces que te lo digan; hasta que no lo vives no lo puedes entender.

Página 2 de 3
Sede Central
Avd. Castilla, 59 - 1ºIzq.     C.P. 34005    Palencia - España  Teléfonos: +34 979 744 257 - 640 073 382
Copyright © 2020 Fundacion Hombres Nuevos
 sello LSSI